1 ene. 2012

Hiroshima tras la bomba




El lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima el día 6 de agosto de 1945 cambió el mundo para siempre.

Hiroshima (広島市 Hiroshima-shi?) es la capital de la prefectura de Hiroshima, en la región de Chugoku, al oeste de Japón. Está localizada sobre el delta del corto río Ota (que nace en los cercanos montes Chugoku), el cual tiene siete brazos que dividen la ciudad en seis islas que se proyectan hacia la bahía de Hiroshima (la cual es una entrada del Mar Interior). La ciudad es casi totalmente llana y se encuentra levemente elevada sobre el nivel del mar.

En febrero de 2006 la ciudad cuenta con una población estimada de 1.157.962 personas y una densidad de población de 1.279,5 personas por km². Su superficie total es de 905,01 km².

Hiroshima fue fundada en 1589 sobre la costa del mar Interior de Seto por el señor feudal Mōri Terumoto, convirtiéndola en capital después de marcharse del castillo de Koriyama en la provincia de Aki.1 construyendo rápidamente el Castillo Hiroshima trasladándose Terumoto al mismo en 1593. Terumoto estaba en el bando perdedor en la batalla de Sekigahara. El ganador, Tokugawa Ieyasu, privo de la mayoría de sus feudos, incluido Hiroshima a Mori Terumoto cediendo la provincia de Aki a Fukushima Masanori un daimyō que había apoyado a Tokugawa.2 El castillo pasó a Asano Nagaakira en 1619 siendo nombrado daimyō de esta zona. Bajo su administración la ciudad prosperó, se desarrolló y amplió con pocos conflictos y disturbios. Sus descencientes continuaron gobernando la ciudad hasta la restauración Meiji en el siglo XIX.

Se convirtió en un centro urbano durante la Era Meiji. Adquirió estatuto de ciudad el 1° de abril de 1889. La ciudad fue escenario del primer bombardeo atómico de la historia, el 6 de agosto de 1945, en el final de la Segunda Guerra Mundial, por el bombardero estadounidense Enola Gay, ordenado por el ex presidente Harry Truman.

Este acto bélico, cuyo objetivo fue la rendición rápida e incondicional de Japón a los Estados Unidos, produjo la muerte de alrededor de 120.000 japoneses, en su casi totalidad civiles, dejando un saldo de casi 300.000 heridos, entre los cuales gran cantidad presenta variaciones y mutaciones genéticas debido a la radiación a la cual estuvieron expuestos. Los percances biológicos y anatómicos, por tanto, persisten hasta nuestros días dentro de la población japonesa.

La adelfa es la flor oficial de la ciudad de Hiroshima, ya que fue la primera en florecer de nuevo después de la explosión de la bomba atómica en 1945.

No hay comentarios:

Lo más visto en eleKITron